sábado, 20 de mayo de 2017

Primera incursión SWAT


07 de septiembre de 2007
“Hola, bienvenida un día más a España directo.
¿Qué tal estamos?
Yo mu estresado, y algo desaparecido debo reconocerlo. Este curso que estoy dando me tiene hasta la coronilla. Me ha tocado una gente más rara nena.... Y han tenido cada pelea en clase.... Yo apostaba por la italiana que tiene muy mala leche, creo que es el caballo ganador. Ahora tengo unos días de vacaciones, por fin, me las merecía como agua de mayo. Pero entre tanto papeleo del curso y de cositas que he dejado apalancadas te podrás imaginar. 
Avisad cuando queráis para ir a tomar coca cola que llevo una temporada que ni la pruebo. Tan solo agua y de la de botella. Que tengo muchas ganas de veros y rememorar viejos tiempos cuando la teniente O'neill gobernaba la faz de la tierra. Sé que este finde y el próximo no puedo por tener ya compromisos adquiridos (quien pudiera escaquearse de uno de ellos) pero he de cumplir como un campeón. Así que avisad que este miembro SWAT se apunta hasta un bombardeo.

Un besazo coca colero y cuídate mucho.”

lunes, 15 de mayo de 2017

Aprovéchate bien sin mirar de quién


03 de marzo de 2008
“Hola [...].
[…] me ha dicho que te vienes de vacaciones aquí al [...]. Si es la primera vez que vienes a la isla, te va a encantar y no podrás elegir otro sitio mejor que el [...]. Cuando vengas podemos quedar y nos conocemos si te apetece, claro está. Me ha dicho que si te podría ayudar a buscar un buen hotel que no salga muy caro para tus vacaciones en la isla. He de reconocer que conocer conozco pero no tanto como me ha dicho pero bueno, yo te diré algo de los que conozco, buscaré alguno más y luego tú decides teniendo la información delante.
Los hoteles que tenemos en este [...] son unos cuantos y los más conocidos son unos pocos que tan mal no están. El [...] está muy bien, el precio algo caro pero tiene muy buena reputación; igual que el [...], que tiene una buena ubicación y unos servicios que dan gloria, aunque el precio también es alto; en el centro están el [...] y el [...] que siempre han tenido muy buena fama y precios, están justo al lado de la estación de autobuses; el [...] también está bien, precio interesante y servicio bueno, ese si lo conozco mejor pero como cliente.
No, no me importa ir recopilando toda esta información que he ido recabando. Iré haciendo una especie de informe que no me importará enviártelo por email cuando lo tenga terminado. Así vas viendo las diferentes opciones que tienes y tú eliges la que mejor te convenga teniendo en cuenta el tiempo que vas a estar de vacaciones aquí, el tipo de habitación que será doble, si incluyes alojamiento solamente o también la comida y por supuesto el dinero que te piensas gastar.
Ya luego deberías mirar estos que te pongo que quizás te interese comparar precios y esas cosas. Está el [...] que si te digo la verdad lo único interesante es el precio, las instalaciones me recuerdan al médico de mi pueblo; luego el [...]  que ese sí tiene buena acogida y se come muy bien; el [...], discreto pero buen precio y servicio, está céntrico como él solo, justo detrás del cine. Hay algunos más pero tienen pegas como la lejanía y los precios. Si tienes alguna duda tú pregunta que no hay problema.

Un saludo.”

miércoles, 10 de mayo de 2017

Sexta felicitación sin respuesta


05 de julio de 2013
“Buenas [...], y antes que nada, de nuevo, muchas felicidades.
¿Qué tal estás? ¿Cómo te va todo? Confío en que bien, seguro estoy de que así es.
Por aquí, pues bien, no me puedo quejar. Y si me he de quejar de algo, del calor que empieza a hacer. Seguimos trabajando, como siempre, me metí a estudiar de nuevo un ciclo formativo de grado superior y ahora estoy en eso de solicitar el título (cincuenta y dos euros que me sablan como quien no quiere la cosa) aparte de la revisión médica.
Lo dicho, disfruta de la noche de tu cumpleaños.

Un abrazo.”

sábado, 6 de mayo de 2017

Manuale d'amore. Il sguardo


Dudaste en informarle de que el evento tendría lugar el último sábado de julio después de las siete de la tarde. Habías avisado a todos del sitio, del día y de la hora comunicando que tú irías y cada cual que hiciese lo que pudiese. Pensaste en él. No sabías si decírselo o no. Te sumergiste en un mar de dudas cuyo oleaje te llevaba y te traía chocando como barca a la deriva contra el sí y contra el no. Recordaste lo que le habías prometido, que si ibais a salir a algún sitio le avisarías, que no dejaras de hacerlo. Por dentro te morías porque fuese y recordaste cómo os lo pasasteis juntos el año anterior. No obstante, los dos habíais cambiado. Él seguía con la relación que le unía a esa chica que no te podía ver ni en pintura ni tú a ella, y tu desilusión te conducía a tener cada vez menos intención de hablar con él mientras ella estuviese por medio. Aún así, venciendo a las vacilaciones, decidiste avisarle deseando con todas tus fueras que trabajara ese día con turno de tarde. Respiraste con tranquilidad. Lo confirmó un par de días después; tenía que trabajar y con turno de tarde.
Creíste que no te divertirías. A los que convocaste para tan esperado evento por una razón o por otra no asistieron. Media docena erais en total, pocos pero bien apañados y dispuestos a disfrutar de la música, el vino, las risas y la compañía. Lo hicisteis a vuestro ritmo y como solamente vosotros sabéis hacer. Sin querer pensaste en él. Te pareció escuchar su nombre a una de las amigas que estaba allí pero pensaste que había sido un error de tu audición entre tanto bullicio y la música a todo trapo. Pero no. Cuando el evento fue tocando a su final, volviste a escuchar su nombre a la misma amiga y esta vez sí que habías escuchado bien. Había mencionado su nombre diciendo que había que avisarle puesto que indicó que iría si salía pronto de su trabajo y ellos aún estaban allí. No iba a llegar a tiempo. Era ya más de la una de la madrugada. Esa amiga le llamó y anunció que hacía salido de trabajar y que en breve estaría allí dispuesto a seguir la noche si alguien más le acompañaba.

Supusiste que no llegaría. Por la hora que era no le daría ganas de ir ni a ella que saliera de su casa para ir a juntarse con persona que consideraba poco aptas por no decir que peligrosas. Te equivocaste. Iba a ir y llegó, tarde pero llegó. Paró el coche por fuera de la entrada de un supermercado y sin bajarse del vehículo miró a los presentes clavando sus ojos en los tuyos. Te desentendiste como si aquello no fuera contigo y aguardaste a ver cómo se desenvolvían los acontecimientos. Él iba a llevar a una de las amigas a su casa y volvía con la otra para seguir un rato más de fiesta. Preguntó dirigiéndose a ti si ibas a seguir pero indicaste que no, que tu tiempo se había agotado y acompañarías caminando a otra de las amigas a su casa para luego irte a la tuya. En silencio le contemplaste. Estaba guapísimo con la camiseta azul decorada con letras blancas y negras. Insistió una segunda vez obteniendo tu negativa por respuesta. La amiga que iba a ser llevada a su casa se metió en el coche y le increpó para que arrancara. Él obedeció en silencio sin poder separar sus entristecidos ojos de los tuyos. Y el vehículo emprendió la marcha sin mirar a la carretera. Tenía algo más importante a lo que mirar mientras se iba alejando: a ti…

domingo, 30 de abril de 2017

Comprensión lectora: la respuesta


02 de mayo de 2010
“¡Ey! ¡[...]!
¿Qué tal estás? ¿Cómo te va?
Non ti preocupare por los comentarios. Los he comprendido y me ha gustado esa forma de mezclar la ficción con la realidad. Y no, no pienso que estés colgado ni nada por el estilo. En todo caso el colgado debería ser yo que muchas veces cuando escribo y sobre todo si es algo íntimo y personal, sin querer le doy un toque de ficción y misterio que tira de espaldas. Hasta a mí me cuesta distinguir donde acaba una cosa y empieza la otra. Estoy hecho un caso perdido.

Otro abrazo y disfruta de lo que queda del domingo.”